Oncina de la Valdoncina (León)

Han sido días extraordinarios de paisajes de tenues y austeros colores. Despejados y fríos, muy fríos, era hermoso ver las plateadas hierbas mecerse en el silencio del llano. Paré a pintar sentado sobre un mullido ribazo; no se pueden perder estos momentos y disfrutar el paisaje, estar en él..., en unos minutos se hizo un silencio denso, y extrañado miraba a mi alrededor, que estaba pasando?, no entendía nada..., parecía imposible, estaba nevando, era hermoso, increíble ver como el aire se llenaba de blancos copos eligiendo el lugar en el que posarse..., segui pintando, soñando. Gusto de andar solo o en soledad, no lo sé muy bien, pero en un instante como este necesitas estar con alguien, hacerle partícipe del momento y miras a tu alrededor buscando a ese alguien, no está, y tientas en la ropa, buscas el móvil y llamas, compartes...
Suelen preguntarme el porqué de volver y volver al camino, el volver al paisaje.