Paisaje burgalés nevado

Acuarela - Marzo 2013 - 12x12 cm
Persiste mi estado melancólico tras mi vuelta del Camino de Santiago. A causa de lesiones he tenido que abandonar el Camino de Santiago en varias ocasiones, pero en ésta lo dejé por cuestiones de ánimo personal, no lo estaba pasando bien, o al menos no como en otras ocasiones. Hay en mí una sensación de fracaso.
Tras pasar Burgos, ya de vuelta a casa en tren, el paisaje se veía precioso envuelto en un manto de nieve que apenas dejaba entrever los arbustos. Quizá fue ese tiempo, una media hora, el mejor. Lo recreo en esta acuarela pintada en el estudio.