Cuatro días en el Camino de Santiago



Para mí volver al Camino de Santiago es vivir el paisaje. Agosto es una de los peores meses del año para ir; las altas temperaturas hacen agotador el caminar y a él concurren demasiadas personas a pasar sus vacaciones estivales, masificándolo. Lo primero lo soluciono haciendo muy pocos kilómetros diarios, y lo segundo, descansando en albergues de pequeños pueblos descartados por los que siguen al pie de la letra los finales de etapa que marcan las guías.
Os enseño el trabajo que he realizado durante estos cuatro días por los primeros pueblos burgaleses del Camino Francés: "días de agosto"